Estrategias de neuromarketing en el plan de empresa

Experiencias para fidelizar al cliente

Un plan de empresa es un documento en el que se establece, de forma concisa, toda a información acerca de un proyecto, desde las descripciones técnicas hasta las diferentes líneas de negocio. Las estrategias de marketing también se incluyen en este documento. Y, entre ellas, ¿por qué no incluir además un plan de neuromarketing?

En los últimos años está cogiendo fuerza la aplicación de los datos obtenidos a partir del neuromarketing en las tácticas de las empresas para mejorar sus resultados. Y es que esta ciencia está dando a conocer a las compañías la forma en la que piensa el cliente a la hora de obtener un producto o servicio. Y, como hemos comentado en más de una ocasión, la mayor parte de la decisión de compra se realiza en base a las emociones, no a planeamientos puramente racionales. Por tanto, es de suma importancia asociar la marca a una serie de valores o sentimientos que los clientes quieran sentir. Es decir, hay que incorporar toda una experiencia del usuario a las estrategias de marketing.

Hasta hace relativamente poco tiempo, el marketing de las grandes empresas se basaba únicamente en encuestas a los consumidores. Sin embargo, entre el 80-90% de los productos que se lanzan al mercado cada año avalados por datos previos de encuestas, fracasan. ¿Por qué ocurre este fenómeno? Porque hay una diferencia abismal entre lo que decimos que vamos a hacer y lo que hacemos.

Sin embargo, incluso con estos datos sobre la mesa, muy pocas compañías incluyen en su plan de empresa estrategias eficaces de neuromarketing. En gran parte, esta dejadez se debe a la idea generalizada de que las pymes no pueden acceder a este tipo de fórmulas para la captación y fidelización de clientes. De hecho, cuando decimos que el neuromarketing utiliza técnicas como el eye tracking o la resonancia magnética funcional, los dueños de la pequeña y mediana empresa comienzan a resoplar, se echan para atrás, bajan la cabeza y piensan que tales magnanimidades no están hechas para su presupuesto. No obstante, decir que el neuromarketing solo se puede aplicar en grandes empresas es como decir que la publicidad o el marketing solo la pueden hacer las compañías del tamaño de Apple. No es así. Existen campañas de neuromarketing adaptadas a las necesidades y los bolsillos de todo tipo de empresas, ya sean pymes o grandes multinacionales. Y de la misma forma que sería una locura comenzar con un proyecto empresarial serio sin unas estrategias de marketing bien definidas, es muy poco recomendable realizar un plan de empresa sin tener clara la experiencia de usuario que queremos hacer sentir al cliente y cuáles serán las fórmulas a llevar a cabo para conseguir ese objetivo.

Hay numerosas pymes que han conseguido buenos resultados gracias a la aplicación del neuromarketing ofreciendo al cliente olores, sabores, colores y campañas basadas en los sentimientos que los usuarios desean sentir. Hay que tener en cuenta que la experiencia no solo es relevante para la fidelización, sino también para que el consumidor se convierta en un potenciador de nuestra marca recomendándola a amigos y conocidos. Y tú… ¿sabes qué quieren sentir tus clientes?

Suscríbete a nuestra newsletter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Suscríbete a nuestra newsletter

Soporte 24/7

Si necesita soporte para tu sitio web, contacte con nosotros

Science and Marketing
New York, USA
Madrid, Spain
T: +34 910 012 801
M: +34 674 702 415
T: +1 (646) 583 2747
eMail
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.